Causas del mal clima laboral en las empresas

Mitos de la productividad que afectan tu trabajo

Tener buena productividad es un objetivo que todo buen empleado debe tener, sin embargo existen ideas erróneas sobre cómo ser productivo que provocan un efecto contrario con problemas en la salud y en el rendimiento laboral del trabajador.

 
1.  Trabajar bajo presión es bueno para la productividad.
El trabajo bajo presión tarde o temprano terminará en un estrés crónico con consecuencias para tu salud y tu trabajo. Si bien un poco de estrés puede ayudarte a obtener los resultados que buscas, demasiado estrés puede llevarte a obtener los efectos contrarios, es decir, hacer mal tu trabajo y tener baja productividad.
Si quieres evitar trabajar bajo presión debes evitar dejar todo para el último momento y más bien establecer una estrategia para conseguir tus objetivos de manera adecuada. Debes saber también cuándo delegar y hacerlo correctamente para evitar el estrés de ocuparte de todo tú solo.
 
2.  Una persona productiva no descansa.
Creer que el descanso no es para las personas productivas es un error. Todos necesitamos de un momento de descanso ya que la mente no puede mantener el mismo nivel de concentración, creatividad y pensamiento estratégico por muchas horas seguidas.
Dos leñadores hicieron una competencia para ver quien cortaba más leña, uno de ellos decidió no descansar pues creia que solo perdería tiempo valioso; el otro, descansaba cada cierto tiempo. Al final, el segundo fue el ganador. ¿La razón? Cada vez que se sentaba a descansar afilaba su hacha, mientras que el otro nunca lo hizo.

3.  Ser multitask es bueno para la productividad.
Hacer muchas cosas a la vez no siempre genera más productividad.
Por muy hábil que sea una persona para ser multitask, es imposible estar en todo al mismo tiempo y salir bien librado. Tarde o temprano, lo que parece una cualidad puede convertirse en un pase directo al burnout.
De hecho, cuanto mayor sea la concentración en una misma tarea, mejor será el resultado y antes se finalizará. Recuerda que la productividad y la excelencia están relacionadas, por lo que no tendría ningún sentido optar por ejecutar más tareas a medias en lugar de una bien hecha.
 
4.  Madrugar es sinónimo de productividad.
Hay personas que se levantan temprano y son productivas, pero hay otras que, aunque madruguen no obtienen los mismos resultados porque pierden mucho tiempo antes de iniciar con sus actividades. Así que en realidad no es una cuestión de horarios, sino de organización y de disciplina.
El día tiene 24 horas, cada quien decide cómo las distribuye, en función de sus propios intereses, objetivos y catalizadores de éxito. La clave está en distribuir tus tareas con el balance adecuado de energía del que dispongas en un momento.

5.  A más horas trabajadas mayor productividad.
Trabajar muchas horas no es sinónimo de productividad. Al contrario, si dedicas más horas, lo que probablemente consigas es malgastar todas tus energías y no lograr tus objetivos.
No se trata de estar ocupado haciendo muchas actividades, sino de hacer las actividades correctas para lograr buenos resultados. La productividad centra todos sus esfuerzos en la eficiencia y calidad para mejorar nuestro trabajo y que este no decaiga en calidad.
Toma en cuenta que cuantas más horas trabajes más cansado estarás y tendrás menos concentración. Por lo que el trabajo será de menor calidad y habrá más estrés.
 
Lograr la productividad poniendo en riesgo tu salud por los efectos del estrés no es una buena inversión, existen otros métodos para ser productivos y obtener los resultados esperados en tu trabajo.
 
También te puede interesar
Qué hacer en tu tiempo libre
5 hábitos que impiden ser productivo
 
Recuerda compartir y seguirnos en las redes sociales.

Comentarios