Cómo superar los errores en el trabajo

Cómo trabajar con amigos (y no fallar en el intento)

Trabajar con amigos tiene sus ventajas, pero también puede tener ciertas desventajas; para que ni su trabajo ni su amistad sean afectados es importante evitar ciertas actitudes y no olvidarse de implementar otras que ayudarán a que juntos tengan éxito en vida laboral.
 

1.  Determina límites.
Trabajar con amigos no significa descuidar el trabajo, es por ello que es importante separar la relación laboral con la amistad. Esto no significa no tener una relación cordial o no hablarse, después de todo han decidido trabajar juntos.
Marcar limites significa ser profesional y entender que cada uno tiene un papel importante dentro de su trabajo que deben cumplir, y que por lo tanto las cuestiones personales deben quedar fuera. Marcar límites también  significa no solapar al amigo que no hace nada ni cubrir sus errores ante los demás sino ser objetivo en caso de que su conducta esté afectando el trabajo.
 
2.  Mantén la comunicación.
Muchas veces se tiene la creencia de que “si son mis amigos sabrán lo que necesito” o “ellos saben cómo me gusta trabajar y por lo tanto no tendremos problemas”. Por otro lado, se cree que hablar con los amigos sobre alguna situación negativa va a provocar que estos se molesten. Ambas posturas son erróneas.
En toda relación profesional es necesaria la comunicación. Si te preocupa algo que tu amigo hace en el trabajo, abórdalo en horario laboral, solo recuerda ser asertivo y hacerlo en un lugar y tiempo adecuados.


3.  Crea reglas para trabajar juntos.
Si iniciaste un negocio con tus amigos o les ha tocado trabajar juntos en la misma empresa, lo  recomendable es establecer reglas para evitar problemas. Por ejemplo, quizá quieras que tus amigos no mencionen nada sobre ciertos aspectos de tu vida personal.
Establecer reglas al trabajar con amigos (especialmente si están emprendiendo juntos) es determinar las responsabilidades de cada uno, quién tomará las decisiones y cuáles serán los protocolos para su negocio. Establecer de manera clara lo que se permite y lo que no, y lo que se espera de cada uno evitara problemas después.
 
4.  Evita el exceso de confianza.
Esto no significa que no debas confiar en tus amigos pero sí que evites problemas derivados del exceso de confianza. A veces el exceso de confianza hace que no se trabaje de manera adecuada porque “somos amigos y no se va a enojar o no me va a despedir”. Aun cuando tengan una amistad muy estrecha no lo uses como excusa para no hacer bien tu trabajo. Sé profesional en todo momento.
Por otro lado, procura establecer límites en cuanto a lo que divulgas. Ten en cuenta que cualquier información compartida podría ser utilizada en tu contra en el futuro.


5.  Cuidado con los tratos especiales.
Este tipo de errores se suele presentar más cuando uno de los amigos es el jefe o el supervisor de los otros. De ahí la importancia de marcar límites para no dar un trato preferencial que a la larga los termine perjudicando a todos.
Es importante evitar caer en todo tipo de favoritismos o de tratos especiales. No está mal ir a comer juntos pero no dejes que esa amistad sea excluyente de otras personas y afecte el clima laboral. Cuida además que tu amistad no te lleve a tomar malas decisiones.

Trabajar con amigos no tiene porqué ser sinónimo de bajo rendimiento laboral o de conflictos laborales sino de saber trabajar y lograr el éxito juntos. Lo importante es saber que existen ciertos límites y que cada uno tiene una responsabilidad dentro de la empresa con la que debe cumplir y que incluso, bien usada, la amistad puede ser un gran factor para el éxito.

Comentarios