Causas del mal clima laboral en las empresas

Estrategias para tomar decisiones en equipo

Tomar decisiones de manera individual puede resultar complicado y la toma de decisión en grupo, donde “cada cabeza es un mundo” puede resultar en un caos. Para que la toma de decisiones en equipo no se vuelva un problema es necesario considerar ciertos factores como el tamaño del grupo, el respeto y la seguridad, y de esta manera hacer más fácil el proceso.


1.     Grupos pequeños.
Cuanto mayor sea el número de integrantes más difícil será llegar a un acuerdo fácilmente ya que habrán más ideas y muchas evaluaciones a la información obtenida. Se recomienda grupos de cinco personas para reducir el potencial de sesgo o la tendencia de que los miembros evalúen la información en una forma que sea consistente con sus creencias preexistentes. Si el grupo o equipo de trabajo es mayor se puede elegir a unos de ellos como representantes en la toma de decisiones.
 
2.     Responsabilidad colectiva.
Al tomar decisiones grupales se puede caer en el error de dejar toda la responsabilidad a una sola persona, sin embargo se debe recordar que es importante que todo el equipo se comprometa en los resultados que se tomen. Cuando cada miembro sabe que son responsables de manera individual y colectiva por los resultados de las decisiones entonces se verán más involucrados en la búsqueda de información para tomar una decisión adecuada junto con el grupo.
 
3.     Varios puntos de vista.
Si bien se recomienda que los grupos sean pequeños se recomienda  que estos estén conformados por personas con diferentes puntos de vista ya que eso permitirá reducir también los sesgos al tomar alguna decisión. Cuando se tienen diferentes perspectivas se pueden analizar las situaciones desde diversos ángulos y analizar los resultados desde sus pros y contras, es decir desde una perspectiva más amplia pues se toman en cuenta puntos de vista que tal vez nunca se hayan considerado. Lo importante es saber escuchar, respetar las opiniones de los demás y tener la disposición de ser flexibles con nuestras opiniones.



4.     Unidad en el grupo.
Tener unidad de grupo no significa que deban pensar de la misma manera sino que tengan los mismos objetivos, tengan el mismo sentido de urgencia y le den la importancia a la toma de la decisión. Cuando estos elementos están presentes cada miembro del equipo hará su parte para el equipo pueda tomar buenas decisiones en tiempo y forma. Se ha visto también que cuando las decisiones se toman junto a amigos o por lo menos a compañeros de trabajo que nos caen bien, la toma de decisión será más fácil.
 
5.     Espacio seguro para hablar.
Las personas que conforman el grupo deben saber que pueden hablar y expresar sus opiniones a favor o en contra sin miedo a represalias. Para crear un espacio seguro se necesita que haya retroalimentación a la decisión y no a la persona, pedir que se expresen los comentarios como sugerencias y no como órdenes y mostrar aprecio por los demás miembros del equipo. Un lugar seguro para hablar implica escuchar y validar todas las opiniones y darle a las personas un espacio para la reflexión y la discusión de opiniones, dudas y desigualdades de ideas de manera respetuosa.



Tomar decisiones en equipo y llegar a un acuerdo no siempre será fácil pero siempre se debe tener en cuenta el escuchar y respetar las opiniones de los demás y recordar que es más fácil cuando todos se involucran y se llevan bien entre ellos.
 
También te puede interesar
Tipos de decisiones
Aprendamos a escuchar mejor
 
 Recuerda compartir y seguirnos en las redes sociales.
 
sígueme en Instagram siguenos en Twitter siguenos en facebook

Comentarios