Causas del mal clima laboral en las empresas

6 tipos de clientes y cómo tratarlos

Todas las personas con las que tratamos son diferentes y pueden ser catalogadas en diferentes tipos de clientes de acuerdo con su personalidad. Esta claro que todos deben ser tratados bien pero no de la misma manera, por eso es importante identificar ante qué tipo de cliente nos encontramos para saber cómo actuar y garantizar la fidelización de los mismos.


1.  Indeciso.
Estos clientes necesitan información clara y precisa sobre el producto ya que suelen llegar con dudas, y tomar una decisión puede volverse un lío. Con este tipo de clientes lo ideal es hacer preguntas concretas y fáciles de responder que ayuden a descubrir qué necesita la persona. Es importante recordar que se le deben mostrar pocas opciones de elección con base en sus respuestas para facilitar el proceso de elección.
Es importante ser pacientes con los clientes indecisos, darles su tiempo y espacio, pero estar pendientes en caso de cualquier pregunta que pueda surgir durante el proceso de compra.
 
2.  Tímido.
Estos tipos de clientes evitan hablar con cualquier persona incluyendo al vendedor. Mientras menos contacto visual tenga o cruce menos palabras se sentirá más cómodo para hacer sus compras.
Para dar una buena atención al cliente tímido es necesario mantener un clima cálido y mostrar amabilidad para generar un clima de confianza, además se debe respetar su límite personal y evitar hacer preguntas o pedir opiniones.  

3. Discutidor.
Estos clientes suelen ser los más comunes, creen saberlo todo, se quejan constantemente, por lo general no respetan a los demás y se creen superiores a los vendedores.
Con estos clientes es importante mostrar empatía, pero también firmeza y seguridad, ser asertivos al hablar con él y mantener la calma, así como no tomar sus críticas y ofensas de manera personal ni ponerse a la defensiva y evitar cualquier discusión. Tener además la disposición de mantener un diálogo para ayudarle en su compra.


4.  Impaciente.
Este es el cliente que siempre tiene prisa y por lo tanto pide que se le atienda rápido incluso sin respetar el turno o el tiempo de las otras personas llegando a ser amenazante si no se le atiende cuando él quiere.
Para atender al cliente impaciente se le puede hacer saber cuánto tiempo tardará su proceso de compra o el que esté llevando a cabo, pues así puede mostrarse más colaborador. Por supuesto, atenderle de manera rápida, pero sin permitirle ser irrespetuoso con las personas. Si debe esperar turno, tendrá que esperar turno.
 
5.  Hablador.
A diferencia del tímido que busca no cruzar palabras con nadie, este cliente habla con todos; habla con otros clientes sobre sus opiniones y habla con los vendedores, hace preguntas, da sus opiniones sobre los productos y sobre todo hablan de si mismos.
Para darles una buena atención es necesario ser simpáticos con ellos y mantener la conversación en el tema de la compra y evitar ahondar en otros temas ya que al final podría hablar mucho y no comprar nada.
 
6.  Impulsivo.
Este tipo de cliente demuestra impaciencia y agitación. Puede tomar la decisión de comprar en un solo instante. Por eso, con estos clientes mientras más rápido se haga el cierre de la venta es mejor, mientras menos pasos tenga que cumplir para comprar será mejor.
Es fundamental identificar rápidamente lo que necesita, ser ágil y asertivo en el servicio que se le está brindado y no extenderse en detalles del producto sino priorizar la información más valiosa.


Al atender a tus clientes recuerda que el respeto, la paciencia, la asertividad y la empatía deben estar siempre presentes independientemente del tipo de cliente.
 
También te puede interesar
Cómo dar solución a las quejas de los clientes
Cómo dar un servicio de calidad al cliente
 
Recuerda compartir y seguirnos en las redes sociales.
sígueme en Instagram siguenos en Twitter siguenos en facebook

Comentarios