Causas del mal clima laboral en las empresas

Resiliencia en el trabajo

La resiliencia es la capacidad de enfrentar las crisis o adversidades y salir fortalecidos y mejores que cuando entramos en ellas con una gran capacidad de adaptación ante las nuevas circunstancias.

En el ámbito laboral, la resiliencia implica la capacidad de enfrentar los retos y las adversidades del puesto de trabajo manejando bien la presión y adaptándose de manera adecuada a los cambios. Implica, por lo tanto, la capacidad de ser flexibles. La actitud juega un papel fundamental en la resiliencia. ¿Has tenido que cancelar proyectos? ¿Los planes para tu empresa o negocio no han resultado como querías? ¿Cómo enfrentas dichas circunstancias?

Ser resiliente genera diversos beneficios, uno de ellos es el tener una mejor salud, se fortalece el sistema inmune; se desarrolla una mejor autoestima, la resiliencia permite encontrar más soluciones a los problemas, se enfrentan mejor los retos, hay una mejor gestión de las emociones y por ende se es más feliz, se tienen mejores relaciones sociales y se tienen menos probabilidades de tener depresión. Las personas resilientes tienen un mayor equilibrio emocional y son más capaces de controlar el estrés y de manejar la presión.

La resiliencia no es solo una herramienta importante en la vida cotidiana sino también en el trabajo. La vida laboral implica enfrentarse a situaciones estresantes, a conflictos interpersonales, a problemas de índole laboral y diferentes tipos de desafíos que ponen a prueba la capacidad de los empleados para atravesar por dichas circunstancias sin que su trabajo ni su salud se vean dañados y convirtiendo cada obstáculo en un peldaño para alcanzar el éxito.


La resiliencia en el trabajo es importante pues ayuda a cumplir con los objetivos pese a los obstáculos, las personas saben establecer prioridades, hay menos quejas y más soluciones, los empleados pueden lidiar mejor con el estrés; en cambio, una persona que no ha desarrollado la resiliencia en el ámbito laboral tendrá más probabilidades de “tirar la toalla” ante el primer problema grande que deba enfrentar, especialmente si debe enfrentarlo solo, al ser, por ejemplo, un emprendedor.

Las personas resilientes en el trabajo tienen confianza en ellas mismas, tienen la capacidad de adaptarse a los cambios, tienen la capacidad de controlar sus emociones, saben expresar sus ideas, son pacientes, son sociales, saben reírse de si mismos, tienen sentido del humor, entre otras características lo que les ayuda a salir adelante pese a las adversidades o dificultades que deban enfrentar. ¿Has visto cómo algunas personas han salido más fortalecidas de la pandemia? Han terminado cursos, han escrito libros, han desarrollado negocios. La pandemia no los detuvo, más bien miraron las circunstancias desde una perspectiva diferente.

Para desarrollar la resiliencia se necesita tener un autoconocimiento de las capacidades, rodearse de personas que tengan una visión positiva pero que no nieguen los problemas, salir de la zona de confort y enfrentar los desafíos laborales, perseverar aun cuando las cosas no estén yendo bien, tener una relación sana con los compañeros de trabajo y no tomarse las cosas demasiado personales.

La resiliencia es algo que se desarrolla todos los días gracias a la actitud y la decisión de cada persona de salir adelante. ¿Cualquiera puede desarrollar la resiliencia? Sí. ¿No tuviste éxito en tu proyecto o en tu negocio? Puedes intentar de nuevo, pero aprendiendo de los errores pasados. ¿Tienes un problema que no sabes cómo resolver? El conocimiento de tus capacidades, la paciencia y las buenas relaciones sociales serán pautas importantes para terminar con el problema.

Si bien la resiliencia no significa no tener problemas o estrés en el trabajo sí te ayudará a lograr tus objetivos y el éxito a pesar de esos factores. No esperes más y comienza a desarrollarla. 


Recuerda compartir y seguirnos en las redes sociales.

sígueme en Instagram siguenos en Twitter siguenos en facebook

Comentarios