Cómo superar los errores en el trabajo

Cómo afrontar un despido laboral

Un despido laboral es algo que nadie desea vivir y sin embargo es algo a lo que cualquiera podría enfrentarse en algún momento por ello es bueno saber cómo afrontar dicha situación para así mantener el control y no que la situación nos controle.


1.     Vivir el duelo.
Un duelo no se vive solamente cuando fallece un ser querido, más bien se da ante cualquier pérdida como el perder un trabajo. Recuerda que en un duelo se presentan diferentes fases como la negación, la ira, la depresión, negociación y aceptación y por lo tanto se pueden presentar diferentes emociones tales como tristeza, enojo y hasta miedo. Para un buen duelo es necesario aceptar lo sucedido y no ocultar las emociones generadas, eso sí recuerda expresarlas sin afectar a otros. Vivir el duelo por despido significa superarlo poco a poco para estar listo para lo que viene en el área laboral.
 
2.     Mantener una actitud positiva.
Es muy probable que al perder un empleo lleguen pensamientos negativos tanto de nosotros mismos como del futuro. Es común creer que ya no se tendrán más oportunidades laborales, especialmente si la persona es mayor, o tener pensamientos hacia uno mismo de culpa por no haber evitado la situación, sin embargo dichos pensamientos no serán de mucha ayuda. Mantener una actitud positiva ayudará a tener más opciones para salir adelante, ayudará a enfocarse en las fortalezas y a trabajar en las debilidades, y permitirá encontrar otro trabajo más rápido que si se mantiene una actitud negativa.
 
3.     Mantenerse ocupado.
Perder el empleo no es sinónimo de inactividad, sino solo de cambio de actividades, como hacer una evaluación de lo sucedido para determinar si es necesario tomar algún curso que ayude a prepararse mejor para el nuevo trabajo, además de por supuesto buscar trabajo. De hecho la búsqueda de trabajo se convierte en el nuevo trabajo lo cual significa que debe haber un horario y una estrategia para tener el éxito esperado. Es momento de revisar el currículum, actualizarlo, enviarlo a las diferentes bolsas de empleo y prepararse para acudir a las entrevistas de trabajo.


4.     No tomarlo personal.
Los despidos laborales pueden ocurrir por diversas razones y no necesariamente por algo que se haya hecho o dejado de hacer, ni el talento que tenga la persona o el tiempo dentro de la empresa, así que lo mejor es no tomarlo personal sino más bien verlo como algo que a cualquiera le podría pasar. Tomarlo como algo personal puede hacer que la persona se enfrasque en la situación y pierda la oportunidad de ver más allá y encontrar incluso un mejor trabajo. Tomarlo personal puede dañar la relación con los antiguos jefes y compañeros y lo ideal es quedar en buenos términos con ellos. 

5.     Aprender de lo sucedido.
Pasar por un despido laboral no es una situación fácil sin embargo es un buen momento para hacer una autoevaluación laboral ¿tuve algún crecimiento o me mantuve siempre en el mismo puesto? ¿ Cuáles son mis fortalezas y cuáles mis debilidades? ¿Qué aspectos necesito mejorar? ¿Qué experiencia y qué enseñanza me dejó el haber trabajado en ese lugar? Hacer esta evaluación permitirá estar mejor preparado en el área laboral. Un despido laboral puede ser el punto de partida para iniciar con un negocio propio o para salir de la zona de confort y prepararse para algo mejor.


Ser despedido sin duda, no es algo fácil y las emociones negativas están a flor de piel, pero lo más importante es tener una buena actitud en la que exista más ocupación que preocupación.

También te puede interesar 

Recuerda compartir y seguirnos en las redes sociales.
sígueme en Instagram siguenos en Twitter siguenos en facebook

Comentarios