Cómo superar los errores en el trabajo

Cómo dejar de procrastinar en el trabajo

Procrastinar o dejar las actividades importantes para después es muy peligroso para la productividad laboral. Cuando dejas las cosas para después el trabajo se te acumula causando estrés y bajos resultados. Procrastinar trae consecuencias como: perder cliente clientes, tener estrés, mal ambiente laboral y una baja productividad.


1. Divide tus tareas.
Para evitar procrastinar lo primero que debes hacer es tomar una hoja y divídirla en dos. En una columna coloca las tareas más complejas e importantes y en la otra, las más sencillas. Enfócate en la primera lista; una vez terminadas esas actividades tu mente estará más relajada por haber hecho lo más complicado y podrás hacer lo sencillo fácilmente. Una razón por la cual solemos postergar las responsabilidades es verlas como actividades muy pesadas y agobiantes. Si es muy grande y te va a llevar tiempo divídela en pequeñas tareas. Así cuando las vayas terminando tendrás motivación para seguir avanzando. Si queremos evitar la procrastinación, es necesario evitar ver la actividad como un todo sino verla parte por parte y cuando menos te des cuenta habrás completado todo el trabajo sin procrastinar.

 2. Usa la regla de los dos minutos.
Ahora ya tienes pequeñas metas o tareas sencillas, mira si alguna de estas puede realizarse en menos de dos minutos y hazla, así estarás aprovechando el tiempo y estarás evitando procrastinar. A veces también vemos todo el tiempo que nos podría llevar una actividad y eso nos asusta, pero recuerda concentrarte en pequeños lapsos de dos minutos, eso te ayudará a ir avanzando de dos minutos en dos minutos y cuando menos te des cuenta estarás terminando tu tarea.

 3. Administra tu tiempo.
Anota o establece las fechas límites para cada tarea en una agenda, así evitaras procrastinar. Puedes anotar también cuántos días faltan para la fecha límite. Si no quieres procrastinar es necesario también ver el tiempo como un recurso valioso para ser usado sabiamente. ¿Cuántas veces decimos “si hubiera empezado antes...” o “si hubiera cuidado el tiempo...”? No descuides el tiempo, de lo contrario tu trabajo podría verse perjudicado.

4. Toma tiempo para descansar.
Evitar procrastinar no significa trabajar hasta el cansancio. Después de cada noventa minutos trabajando levántate de tu asiento, camina un rato, respira profundamente o realiza otra actividad. Cuando le damos a nuestro cuerpo un momento de descanso, nuestra mente se despeja un rato y tiene la capacidad de seguir trabajando adecuadamente. Una razón por la que dejamos nuestras tareas para después es porque estamos cansados, si no quieres procrastinar tus actividades dale un descanso a tu cerebro.

 5. Cuidado con ser perfeccionista.
Si no quieres procrastinar la entrega de algún trabajo o proyecto debes tener cuidado con ser muy perfeccionista. Cuando revisas y corriges varias veces algún proyecto o tarea terminas perjudicando tu productividad porque no descuidas otros proyectos. Es bueno revisar y corregir si quieres entregar un buen trabajo, pero pon límites. Revisar una o dos veces puede ser suficiente.

Procrastinar o dejar las actividades importantes para después no te libera de esas tareas, pero sí hace que al acumularlas tengas mayor estrés y un menor rendimiento. Es mejor aprovechar el tiempo al máximo y no procrastinar solo así  verás mejores resultados.

También te puede interesar: 
Cómo trabajar bajo presión  

Comentarios