Ir al contenido principal

Cómo tener una buena relación con tus socios

Tener una buena relación con tus socios es fundamental para mantener el éxito de la empresa. Por eso debes saber cómo fortalecer tus relaciones para evitar problemas más adelante. Tener un buen socio es importante ya que en algún momento se enfrentarán a situaciones difíciles y si tienen buenas relaciones será un gran apoyo para seguir avanzando en la empresa. 
Asegúrate de que tu socio puedan compartir tus ideales y sean capaces de tener una buena comunicación. 


1.            Mismos ideales.
En una sociedad es fundamental que tú y tu socio compartan la misma visión, que tengan claro en qué quieren convertir la empresa a mediano y largo plazo. Para ello es importante hablar con honestidad sobre los sueños y ambiciones profesionales de todos los involucrados en la sociedad. Ya que una de las principales formas en las que tu sociedad puedo fracasar es si tú y tu socio tienen diferentes definiciones del éxito y, por lo tanto, enfocan sus esfuerzos a diferentes direcciones. Al dejar claro qué significa el éxito para cada uno, todos trabajarán hacia un objetivo común.
 
2.            Define roles.
Es importante que cada socio sepa lo que tiene que hacer y para qué está ahí, qué puede aportar, cuál es su rol y cuáles son las responsabilidades asociadas a su rol. Aunque los roles pueden cambiar con el tiempo, establecerlos desde el principio evitará conflictos y superposiciones, optimizando los esfuerzos de colaboración.
Para definir los roles lo primero que debes tener en cuenta son las habilidades y experiencia profesional de cada uno, no es cuestión de ver quién manda más o quién tiene el cargo más importante, sino de que cada uno pueda aportar para el éxito de la sociedad.

3.            No olvides la comunicación.
Una sociedad no puede funcionar si no hay comunicación entre cada uno de los miembros. Es fundamental que exista un diálogo abierto sobre cualquier cosa. Al ser abierto y honesto, sobre todo cuando hay problemas, grandes o pequeños, estarán en la mejor posición posible para superarlos juntos.
Al tener reuniones de seguimiento permiten potenciar las fortalezas del negocio y reajustar el plan de negocios. Al compartir el estatus del negocio, los socios podrán plantear modificaciones en el contrato inicial. Recuerda que mientras tu negocio evoluciona, los roles de ambos socios pueden cambiar.
 
4.            Cultiva la confianza.
Sin confianza no puede existir buena relación entre los socios. La confianza se pierde cuando uno de los socios deja de cumplir sus obligaciones por estar trabajando además para otra empresa de la competencia u otra donde pueda existir conflictos de intereses. O cuando sin que exista una segunda empresa, uno de los socios solo mira por sus necesidades personales y no por las de los demás. Por eso es importante mantener una buena comunicación para saber lo qué piensa cada uno de tal manera que se pueda mantener la confianza.

5.            Establece los valores.
Los valores son los pilares que marcan el rumbo y una buena parte del resultado final. Por ende, marca cómo tú y tus socios van a actuar en el día a día. Es recomendable que tú y tu socio hagan una lista de 5 valores que marquen la base del negocio. Lo ideal es que los valores de tu negocio estén alineados con los valores propios a nivel personal y profesional. Si los valores empresariales chocan con los valores individuales aumentan las probabilidades de conflicto.
Es importante tener claros los valores ya que no será igual una empresa en la que uno de sus valores sea, la movilidad, que otra en la que eso no sea importante.
 
Los socios son grandes aliados para que juntos consstruyan la empresa que quieren. Asegúrate de tener buena comunicación, de fortalecer la confianza y de tener las mismas metas y objetivos.
 
También te puede interesar
Networking: qué es y cómo usarlo a tu favor
Estrategias para tomar decisiones en equipo
Cómo trabajar con amigos (y no fallar en el intento)
 
 
Recuerda compartir y seguirnos en las redes sociales.
 
 
 

Comentarios

Entradas populares de este blog

8 rasgos de la pasión por el trabajo

Tener pasión por el trabajo es un atributo de quienes encontraron aquello que les gusta hacer y es su motivación de cada día. Los apasionados son más comprometidos, más entusiastas, con más rendimiento, más proactivos, más tenaces y más innovadores. La pasión es una cualidad de quienes aman su trabajo. Estas personas crean hábitos para ser mejores cada día para lograr sus objetivos. 1. Aprovechan bien el tiempo. Las personas apasionadas conocen el valor del tiempo y no lo desperdician en asuntos de poca importancia. Conocen la importancia de aprovechar cada momento para hacer bien su trabajo y para cumplir con cada una de sus metas. Aprovechar bien el tiempo implica levantarse temprano porque el día es corto y deben poner en marcha todas sus ideas. Cuando realmente amas hacer algo siempre tendrás tiempo para hacerlo, de lo contrario solo encontrarás excusas. 2. No dejan de aprender. Cuando algo te apasiona quieres aprender más: compras libros, ves videos, tomas cursos, p

Ventajas de ser proactivo en el trabajo

La proactividad es una actitud donde la persona toma el control de su conducta de forma activa. Muchas empresas buscan esta característica en sus empleados, pues quienes son proactivos no dependen de las indicaciones de otros para trabajar, sino al contrario se adelantan a los hechos, son responsables y saben tomar buenas decisiones. Ser proactivo en el trabajo tiene grandes ventajas. 1.      Anticiparse y prevenir problemas. Una persona proactiva se anticipa a los problemas para saber cómo los resolverá o bien para evitarlos. Analiza las circunstancias y los diferentes escenarios para saber cuáles podrían presentarse y evitar o reducir los negativos para eliminar los problemas. Una persona proactiva hace un análisis amplio de los riesgos y crea diferentes estrategias para hacerles frente incluso cuando no se han presentado. Prevenir problemas puede resultar en un ahorro económico para la empresa.   2.      Tener menores niveles de estrés. La productividad lleva a la acción, lo cual ll

Cómo hacer tu visión y misión profesionales

Tener una misión y una visión de manera personal es muy importante para guiar nuestras decisiones, acciones y conductas en el ámbito profesional. No solo son para las empresas también de manera personal para saber donde estas y a donde quieres llegar y como quieres llegar a ello. Tener una visión y una misión te ayuda a tener un mayor compromiso de tu parte con tu quehacer profesional, ya sea en una empresa o de manera independiente y ser un mejor empleado. Visión. La visión es el sueño para nuestra vida profesional, nos indica hacia dónde queremos llegar, como queremos ser vistos en varios años (cinco, de preferencia), es una declaración de lo que deseas ser. Sirve como guía para la toma de decisiones y acciones en nuestro ámbito profesional y también como fuente de motivación, tu “para qué” haces lo que haces. Para hacer tu visión piensa cómo quieres ser en un futuro, qué harás dentro de unos años, cuáles serán tus principales actividades, cómo serás conocido. Una buena v