Causas del mal clima laboral en las empresas

Cómo combatir la ansiedad laboral

La ansiedad laboral puede presentarse como resultado de trabajos con altas demandas (con una gran carga de trabajo, presión en el tiempo y conflicto de roles), un bajo control (baja autonomía y autoridad) y recompensas (dinero, estima, oportunidades profesionales).
La ansiedad laboral puede interferir en la capacidad para rendir bien en el trabajo, por eso es importante saber que hacer para prevenir y para combatirla.


1.  Identifica la causa de tu ansiedad.
Al reconocer el origen de la ansiedad podrás enfrentarte a ella de una manera más eficaz, localizarás la causa y podrás evitar que vuelva a ocurrir mientras lo solucionas. Además, podrás desarrollar un plan para evitar o afrontar esas situaciones. Por ello, es importante razonar en lo que sucede a tu alrededor para identificar los factores causantes de la ansiedad.
Por ejemplo, si tu ansiedad en el trabajo viene de una situación concreta, como una jefe tóxico o abusivo o un proyecto específico, puedes hablar para encontrar una solución. O si es debido a tus tareas del día a día o el ritmo de trabajo puedes aprender a organizar tu tiempo.
 
2.  Mantén una buena organización.
Una buena organización de tu horario de trabajo es necesaria para tener la cabeza más despejada y recuperar la sensación de control sobre tu trabajo. Apunta todas las tareas que vas a realizar a lo largo de la semana, día por día. Luego divide las tareas grandes en pasos más pequeños y asigna a cada paso una fecha y hora de finalización. De esta manera podrás visualizar la cantidad de trabajo que necesitas sacar adelante cada jornada laboral.
Es más probable que los trabajadores desorganizados no cumplan con los plazos o pasen por alto tareas importantes, lo que genera estrés y ansiedad. Además, el desorden visual te distrae, por lo que, además de contar con una lista de tareas organizada, también es importante mantener tu espacio de trabajo limpio y organizado.

3.   Toma descansos.
Permítete tomar descansos durante la jornada laboral, así como momentos de ocio durante la semana y también asegúrate de dormir lo suficiente (recuerda que la ansiedad puede verse exacerbada por la falta de sueño). Cada cierto tiempo detén tu trabajo y escucha tu canción preferida, prepárate un café (mejor descafeinado) o da un breve paseo por tu casa o centro de trabajo. Ah, y no te olvides de respirar profundo.
Recuerda que los descansos te permitirán, además de incrementar tu rendimiento laboral, que la sensación de angustia se reduzca.
 
4.  Enfócate en el presente.
Cuando empieces una tarea, concéntrate en ella. Evita distracciones y la multitarea. De no ser así, puedes experimentar descontrol, y no avanzar en nada en particular, lo que puede generar ansiedad. Intenta poco a poco poner el foco en lo que estás haciendo en el momento. Da igual lo que ocurra mañana o dentro de una hora. En este instante estás haciendo esto, así que no dejes de pensar en ello.
Cuando la ansiedad empuje tu mente a otra parte puedes probar la técnica 54321 para anclarte en el momento presente. Para ponerla en práctica debes nombrar: 5 cosas que ves, 4 que escuchas, 3 que sientes, 2 que hueles y una que saboreas.

5.  Busca ayuda profesional.
La ansiedad puede ser muy difícil de manejar sin la ayuda de un profesional. Buscar ayuda psicológica puede ayudarte a reconocer mejor el origen de tu ansiedad laboral y a cambiar tu perspectiva, a controlar tus sentimientos negativos y a desahogarte, a abrir tu mente y a encontrar soluciones. Si no se la controla, la ansiedad laboral puede derivar en problemas de salud mental más graves, como el trastorno de ansiedad generalizada o la depresión.
 
La ansiedad laboral puede derivar no solo en problemas laborales como la pérdida del empleo sino también en problemas de salud, por ello es importante que ante los primeros síntomas se tomen las medidas necesarias para hacerle frente. 
 
También te puede interesar
Cómo usar el estrés a nuestro favor
Cómo poner límites al hacer home office
 
Recuerda compartir y seguirnos en las redes sociales. 

Comentarios