Cómo superar los errores en el trabajo

Cómo desconectarse del trabajo después de la jornada laboral

Desconectarte del trabajo te ayudará a disfrutar más, reducir los niveles de estrés y llegar renovado al día siguiente a tu compromiso laboral. Recuerda que no todo es trabajo, también tienes una vida personal y familiar que atender. Así como ocupas parte de tu día para trabajar, también es importante ocupar tiempo después de la jornada laboral para descansar y desconectarte del trabajo.
 

1.            Hacer ejercicio.
Hacer ejercicio después del trabajo te ayudará a olvidarte de tu rutina, ordenar tus ideas, reponer energías y a despejar tu mente porque al hacer ejercicio liberamos endorfinas, asociadas a los sentimientos de bienestar, felicidad y buen humor. Además, aumenta tu autoestima, vitalidad y energía positiva, y mantendrá tu cuerpo y memoria en excelente estado.
Puedes escoger entre ejercicios de mayor esfuerzo como correr o hacer bicicleta o bien puedes optar por ejercicios más relajados donde no ocupes mucha energía como estiramientos o yoga para principiantes. Puedes escoger además si lo haces solo o en compañía de alguien más.
 
2.            Practicar un pasatiempo.
Al realizar una actividad placentera en tu tiempo libre como leer, pasear, pintar, cantar, pasear, practicar la fotografía, leer un libro, ver una película o cualquier otra actividad que sea tu pasatiempo favorito (la única condición es que te aporte placer y disfrute con ella), será más fácil desconectar del trabajo. Elige algo que realmente te guste porque será lo que consiga alejarte por completo del trabajo diario. Una actividad que te divierta, que te despierte nuevas ideas y que no tenga nada que ver con tu desempeño profesional. Cualquier actividad placentera que realices te permitirá evadirte y no pensar en el trabajo, además de hacerte sentir bien contigo mismo.

 3.            Pasar tiempo con otros.
Pasar tiempo de calidad con tu familia y amigos te ayudará a desconectarte del tus actividades laborales. Dedica tiempo para disfrutar de la compañía de tus seres queridos ya sea en la cena o en alguna otra actividad que los involucre a todos. Intenta conectar más con tus seres queridos, tanto en casa, con tu familia, como fuera de ella. Rodéate de gente que te importa, interésate por su vida, habla con ellos y empieza a dedicarles el tiempo que se merecen. Evita sacar temas relacionados con el trabajo, a menos claro que necesites desahogarte por alguna situación. Ya sean tu familia o tus amigos, ellos estarán allí para apoyarte.
 
4.            Pasar tiempo con uno mismo.
Aprovechar el tiempo y disfrutarlo con nuestros seres queridos está bien, pero también es bueno tomar tiempo para uno mismo. Realiza alguna actividad que sea placentera para ti. Conseguir un tiempo para ti te ayudará a mejorar tu autoestima y tu estado mental.
Hacer cosas tan simples como ponerse ropa cómoda, meditar, disfrutar de una sesión de spa casero, escuchar un buen podcast o leer un buen libro son una buena manera de desconectarnos del trabajo y mantener un buen equilibrio entre la vida laboral y personal.

5.            Dejar el celular de lado.
Al terminar tu jornada laboral apaga las pantallas y disfruta de un buen pasatiempo o de la compañía de quienes te rodean. Si no eres capaz de hacerlo, una buena estrategia es desconectar las notificaciones. Aprovecha la opción «No molestar» del teléfono. Esta es una de las mejores técnicas para desconectar la mente del trabajo porque te ayudará a ignorar todas las notificaciones del correo o las redes sociales que no te dejan despejarte.
 
6.            Respetar el horario de trabajo.
Ya sea que trabajes para una empresa (presencial o teletrabajo) o lo hagas de manera independiente debes tener y respetar tu jornada laboral. Recuerda que tu compromiso con el trabajo no es 24/7, y que debes dedicarle el tiempo estipulado, ni más ni menos. ¿No pudiste terminar un trabajo? Al día siguiente puedes terminarlo ¿Te llego un correo fuera del horario de trabajo? Al día siguiente puedes revisarlo. Si aprendes a gestionar tu tiempo podrás organizar mejor el trabajo, elaborar listas de tareas pendientes, priorizar los temas y aumentar tu eficiencia.
 
Desconectarse del trabajo no siempre es fácil, a veces quedan tareas pendientes que invaden nuestros pensamientos, pero si aprendemos a distraer nuestra mente en otras actividades tendremos un mejor descanso y podremos, además, reducir los niveles de estrés.
 
También te puede interesar
Cómo poner límites al hacer home office
 
Recuerda compartir y seguirnos en las redes sociales

Comentarios