Causas del mal clima laboral en las empresas

Cómo desarrollar el pensamiento analítico

El pensamiento analítico es un componente crítico del pensamiento que da la capacidad de resolver problemas de manera rápida y efectiva. Es un enfoque metódico paso a paso para analizar problemas complejos dividiéndolos en componentes pequeños más simples, individuales y manejables.
Puedes aplicar el pensamiento analítico en cualquier situación en el trabajo, como en la gestión de proyectos o en problemas de relaciones, necesidades de los clientes, etcétera.
 

1.  Leer.
Leer con frecuencia ayuda a mantener la mente en óptimo funcionamiento analítico ya que forza al cerebro a pensar de nuevas maneras y ayuda a ver las ideas de forma diferente. Siempre y cuando se lean diferentes géneros o temas aun aquellos que no llaman la atención o no son de tu área profesional.
Al leer es importante hacerlo de manera activa: subrayar las partes importantes, hacer preguntas, leer en voz alta o hacer predicciones para seguir participando en el material de lectura.
La clave para mejorar las habilidades de pensamiento analítico es mantener la mente activa y trabajando en todo momento.
 
2.  Aprender algo nuevo.
Ampliar los conocimientos puede mejorar la capacidad de análisis. Cuanto más se aprende, más formas e información se obtiene a la hora de resolver problemas y analizar situaciones. Aprende sobre algo que te resulte interesante o que te apasione. Opta por un curso online sobre un tema con el que no estés familiarizado. Esto te permitirá ampliar tus conocimientos en temas que no conocías.
Potencia tus capacidades cognitivas aprendiendo algo nuevo cada día.

3.  Hacer preguntas.
Hacer más preguntas es una buena resolución de problemas, un buen poder de memoria y un mejor aprendizaje. Así que no dude en hacer preguntas, especialmente si su consulta es válida. A veces tus preguntas te llevarán a una respuesta diferente de la que esperabas inicialmente. Esto es algo habitual en cualquier situación de resolución de problemas y hace que tu cerebro piense de forma más analítica.
Según el neurocientífico Aracelli Carmago, «cuanto más curioso eres sobre un tema, más comprometidas están nuestras funciones cognitivas, como la atención y la memoria».
 
4.  Ser observador.
Prestar atención a los detalles y ser observador es una forma estupenda de mejorar la capacidad de análisis porque permite procesar la forma en que funcionan e interactúan las cosas.
Estar más atento a los pequeños detalles ayudará a llevar este conjunto de habilidades al lugar de trabajo.
Sal a caminar u observa a las personas en tu oficina. Usa la mayoría de sus sentidos, vea lo que sucede a su alrededor. Recuerda que debes involucrar activamente tu mente.
 

5.  Resuelve problemas matemáticos.
Las matemáticas implican resolver una ecuación paso a paso para llegar a una respuesta. Dado que todas las formas de matemáticas son altamente lógicas, afinar tus habilidades matemáticas es una gran manera de refinar tus habilidades analíticas.
Practica varias formas de problemas matemáticos que te ayudarán a desarrollar tu lógica y tu capacidad para resolver problemas. A menudo, la resolución de estas ecuaciones es por ensayo y error lo que te ayudará a desarrollar el pensamiento analítico.
 
Desarrollar el pensamiento analítico te ayudará a tener más herramientas mentales para realizar bien tu trabajo y tener un buen desempeño. Y como puedes ver desarrollarlo es fácil, siempre y cuando tengas la disciplina y seas constante en las actividades destinadas a ello.
 
También te puede interesar
Cómo prevenir el deterioro 
Cómo aplicar el pensamiento lateral en el trabajo

Recuerda compartir y seguirnos en las redes sociales.
 
 
 
 
 
 

Comentarios