Causas del mal clima laboral en las empresas

Cómo evitar trabajar horas extras

Trabajar horas extras no es sinónimo de ser productivo o de dar valor agregado al trabajo, más bien puede ser resultado de que no hemos organizado bien nuestras labores del día o que hemos desperdiciado tiempo valioso. Toma en cuenta que trabajar horas extras implica mayor cansancio físico y mental, por lo tanto, la efectividad y el rendimiento disminuyen.
No te sientas culpable si has realizado bien tu trabajo y sales a tiempo, tu salud y tu desempeño te lo agradecerán. Es cierto que en ocasiones será necesario trabajar tiempo extra, pero eso debe ser una excepción y no la regla.


1.  Crear soluciones y no problemas.
Una de las razones por las cuales las personas hacen horas extras se debe a los problemas que surgen durante el día. Para salir a tiempo debemos, en primer lugar, anticiparnos a los problemas, es decir, presentar las soluciones posibles antes de que llegue el problema; en segundo lugar, procurar resolverlo por nosotros mismos, en otras palabras, no esperar que llegue el jefe o alguien más para resolvernos un problema. Sé parte de la solución, si es necesario trabaja en equipo. Procura resolver el problema en cuanto se presente para evitar complicaciones.
Para crear soluciones y no ocupar tiempo valioso de nuestro trabajo es necesario tener el conocimiento, de ahí la importancia de estar siempre en capacitación y aprendizaje continúo.
 
2.  Evitar distracciones.
¿Cuánto tiempo ocupas revisando tus redes sociales o el correo electrónico? ¿Cuánto tiempo ocupas en llamadas no importantes para tu trabajo? Aunque no lo parezca, esos minutos que usas te roban tiempo y por lo tanto causan las horas extras de trabajo. Los expertos en finanzas enseñan a las personas a cuidarse de los gastos hormiga, esos pequeños gastos que al final generan grandes costos. Algo similar sucede acá, cada distracción te roba tiempo valioso y al final habrás perdido mucho tiempo.
Deja las distracciones para tus momentos de descanso, si te es posible apaga el teléfono o colócalo en un lugar donde no lo estés viendo constantemente. Asimismo, si te es posible cierra la puerta de tu oficina o pide que no se te distraiga (a menos claro que sea tu jefe o sea algo importante).


3.  Una tarea a la vez.
Nos han inculcado, especialmente a las mujeres, que somos capaces de hacer varias tareas al mismo tiempo o, incluso, dicen algunos, deberías hacer varias actividades al mismo tiempo; sin embargo, esto puede resultar contraproducente porque nuestro cerebro solo puede concentrarse en una tarea a la vez. Es mejor centrarse en una tarea y tener la seguridad de que se ha cumplido con ella a cabalidad y luego seguir con otra y así sucesivamente que hacer varias tareas a la vez y darse cuenta al final que deben ser hechas nuevamente porque no cumplen con los estándares solicitados y tener que trabajar horas extras.
 
4.  Aprender a decir no.
Ojo, no se trata de decirle que no siempre al jefe o si tu compañero de trabajo te pide ayuda, es saber cuándo decir no. Una de esas ocasiones es si tu jefe te pide, a unos minutos de salir, realizar un trabajo no urgente que sabes te llevará horas terminarlo, o si te solicitan hacer una tarea cuando ya tienes una lista grande de tareas para ese día. ¿Qué puedes hacer en ese lugar? Agradece que se tome en cuenta, y ofrece soluciones como realizarlo al día siguiente, también puedes delegar la tarea. Recuerda ser asertivo en todo momento. De esta manera estarás disminuyendo las probabilidades de hacer horas extras.
 
5.  Tener buena organización en el trabajo.
Como mencionaba al principio una de las razones de las horas extras en el trabajo es la falta de organización. Es fundamental planear bien cada día de la semana para saber qué y cuándo realizaras cada tarea, para ello puedes ocupar ya sea una agenda física lo electrónica o alguna aplicación que te permita administrar tus tareas. Algunos recomiendan hacer las tareas más difíciles a primera hora del día, también puedes guiarte por la siguiente tabla, donde las tareas importantes pero no urgentes tienen prioridad, y de esta manera tienes menor planificado tu día.
Si tienes alguna reunión sé puntual y procura no alargarla demasiado tiempo.
 

Trabajar horas extras debe ser la excepción en ciertos momentos o temporadas, mas no la regla. Organiza tu agenda, evita las distracciones vanas, concéntrate en hacer bien cada tarea y, sobre todo, cuida tu salud. 
 
También te puede interesar
Cómo tener buena concentración en el trabajo
Cómo ser organizado en el trabajo
 
Recuerda compartir y seguirnos en las redes sociales.
sígueme en Instagram siguenos en Twitter siguenos en facebook

Comentarios