Causas del mal clima laboral en las empresas

4 estrategias para aplicar el horario flexible en el trabajo

Para tener horarios flexibles en las empresas es necesario conocer algunas pautas que permitan establecerlo de la manera más adecuada para tener éxito y evitar problemas que pudieran presentarse por no saber usarlo de manera adecuada.
 
1.     Tener claros los tipos de horario flexible.
Existen 3 tipos de horario flexible: flotante, fijo variable y horario libre.
Horario flotante: el trabajador elige, dentro del margen establecido por la empresa (por ejemplo de 8:00 a.m. a 10:00 a.m.), su horario de entrada, y a partir de esa hora debe trabajar sus 8 horas o las asignadas en el contrato. Por ejemplo, si elige entrar a las 8:00 a.m., saldrá a las 5:00 p.m. (tomando en cuenta su hora de comida), pero si elige entrar a las 10:00 a.m. deberá salir a las 7:00 p.m. En este opción el horario de entrada puede variar dependiendo del día o de las circunstancias y necesidades del trabajador o de la empresa.
Horario fijo variable: el trabajador elige el horario en el que desee trabajar y a partir de ese momento deberá cumplir con dicho horario. Los horarios pueden variar de acuerdo a las necesidades de la empresa y no tanto del trabajador como en la primera opción. Es habitual en negocios donde las labores no dependen de la prestación del servicio en un horario fijo.
Horario libre: el trabajador administra y gestiona su tiempo con la condición  que cumpla con lo que la empresa le exige y que al final de la jornada semanal haya cumplido con sus horarios laborales preestablecidos en acuerdo con la empresa. Éste es un horario más apto para el departamento comercial. El trabajador define sus rutinas y el reparto de obligaciones sin que esto comprometa los resultados del proyecto
 
2.     Tener objetivos claros.
Cada trabajador debe tener claro que, sin importar el tipo de horario flexible que hayan elegido o se les haya asignado, deben cumplir con sus obligaciones y entregar los resultados esperados de cada uno de ellos. Es importante establecer lo que se espera a nivel personal o individual como a nivel de equipo de trabajo e incluso a nivel de empresa tanto a corto, mediano y largo plazo. Para que los objetivos sean claros deben responder a las preguntas de qué, cómo, cuándo, dónde, quién o quiénes.
 
3.     Mantener abiertos los canales de comunicación.
Al implementar el horario flexible habrá quienes tengan dudas o sugerencias para mejorar el proceso, a cada uno de ellos es fundamental escucharlos para aclarar dudas y hacer los cambios necesarios para tener buenos resultados. Si un trabajador no está cumpliendo con sus objetivos habrá que hacer una evaluación correspondiente que incluya comunicación con él para saber el motivo de esto en donde se les permita entender o descubrir los posibles problemas con el horario flexible para darle la solución correspondiente.
 
4.     Hacerlo poco a poco.
Implementar un cambio de horario cuando se está acostumbrado a uno en particular puede causar ciertos inconvenientes, por eso es mejor hacerlo poco a poco. De hecho se recomienda hacer una prueba piloto en uno de los departamentos o bien dar horarios flexibles en ciertos días de la semana para permitir que los trabajadores se vayan adaptando a esta nueva modalidad. A partir de la prueba piloto se pueden hacer los necesarios para implementar el horario en los otros departamentos.

Tener horarios flexibles o no, dependerá de las necesidades de la empresa y de sus trabajadores. Para que esta modalidad de trabajo tenga éxito la comunicación será fundamental así como la capacidad de adaptación de cada uno.

También te puede interesar 
Cómo evitar la adicción al trabajo
Ventajas de la flexibilidad horaria en el trabajo
Cómo dejar de odiar los lunes

Recuerda compartir y seguirnos en las redes sociales.
sígueme en Instagram siguenos en Twitter
siguenos en facebook

Comentarios