Cómo superar los errores en el trabajo

Malos hábitos en el trabajo

Tener malos hábitos en el trabajo puede ser una costumbre que vienes arrastrando desde hace tiempo, pero que están afectando, en mayor o menor medida, tu trabajo y pueden costarte tu empleo. Te invito a identificar si alguno de estos hábitos está afectando tu rendimiento laboral para que lo puedas remplazar por otro que sea de mayor beneficio.



1.     Trabajar en exceso.
Trabajar es bueno, pero hacerlo de manera excesiva puede traerte más problemas que beneficios. Quedarte en el trabajo o frente a la computadora (si haces home office) fuera los horarios laborales para seguir trabajando puede dañar tu salud y generar mayor estrés, además se aumenta la probabilidad de consumir sustancias nocivas para la salud. Trabajar en exceso también implica no tomar momentos para descansar, estos te permiten desconectarte un momento para luego continuar con el trabajo. Las pausas las puedes hacer cada hora durante diez minutos. Verás como tu rendimiento es mejor pues tu cerebro no se atiborra de trabajo y puedes recargar pilas para ser eficiente.
 
2.     Procrastinar.
El “mañana lo hago” o “lo hago después” son frases que también pueden perjudicar tu trabajo, por supuesto, solo son válidas si ya has terminado tu jornada laboral y no deseas hacer horas extras. 
Procrastinar es un hábito peligroso debido a que solo causa que el trabajo se te acumule o que no sea entregado a tiempo o con la calidad correspondiente, lo cual afecta tu reputación en el trabajo. Dejar las tareas para después puede no solo afectarte a ti sino también a tus compañeros de trabajo, pues en última instancia son un equipo de trabajo. Antes de dejar una tarea para otro día trabaja dos minutos en ella eso te ayudará a iniciar y a continuar hasta terminarla.
 
3.     Ser impuntual.
La impuntualidad es un mal hábito que daña la reputación laboral y puede pasar una factura cara como perder algún cliente importante e incluso hasta el trabajo. Ser impuntual no implica solo llegar tarde al trabajo o a alguna cita importante sino también el no terminar o no entregar a tiempo alguna tarea. Una de las razones de la impuntualidad es por descuidar el tiempo, por ejemplo, por las mañanas al dormir más del tiempo establecido o en el trabajo, tomar más tiempo para descansar del adecuado ya sea para platicar o para visitar las redes sociales. Recuerda que la puntualidad es un hábito necesario para cumplir cabalmente con tu trabajo, cuida tu tiempo y úsalo en lo que en ese momento es más importante.


4.     No trabajar en equipo.
Algunas personas suelen ser individualistas bajo el pretexto de que le es imposible trabajar con otras personas pues los demás no están a su nivel o porque considera que si trabaja solo hace mejor sus tareas, pueden tener razón; sin embargo, el negarse a trabajar en equipo no es algo bien visto pues se pierden la oportunidad de convivir con otros (lo cual es de gran beneficio en el trabajo), de intercambiar ideas, de resolver problemas en menor tiempo y de entregar proyectos con mejores resultados. No pierdas la oportunidad de trabajar en equipo, puede que tengas mucho que enseñar, pero también tendrás mucho que aprender. Recuerda que todos necesitamos de todos,
 
5.     No tener las condiciones apropiadas para trabajar.
Muchas veces no le damos la debida importancia a nuestro lugar de trabajo y eso tarde temprano puede ser perjudicial ya sea para nuestra salud como para nuestro trabajo. Un espacio inadecuado para trabajar incluye tener sillas incomodas o muebles que provocan
 una mala postura al trabajar. Un espacio inadecuado también incluye tener un lugar de trabajo desorganizado o no mantener limpia el área de trabajo. Además, es necesario revisar otras condiciones como la seguridad física (uso de casco o de guantes), la iluminación, la ventilación del lugar y el poder contar con herramientas o máquinas que permitan disminuir la carga de objetos pesados por uno mismo.


Cambiar un hábito no es algo que sucede de un día para otro, pero identificarlo es ya un paso importante para iniciar el cambio. Si no puedes cambiar el hábito pide la ayuda de otros para lograrlo, tu trabajo y tu salud te lo agradecerán.
 
También te puede interesar 

Recuerda compartir y seguirnos en las redes sociales.
 sígueme en Instagram siguenos en Twitter siguenos en facebook

Comentarios