Causas del mal clima laboral en las empresas

Cómo causar una buena impresión en una entrevista de trabajo

Los primeros noventa segundos frente a quien te hará la entrevista son vitales para formar una buena impresión, así como tu desempeño durante la entrevista y tu actitud al estar en el lugar; si bien el currículum y la experiencia demostrada son importantes, la impresión juega un papel importante a la hora de determinar si eres elegido o no para cubrir la vacante.

 
1. Cuida tu imagen. 
El aspecto es un factor para causar una buena impresión en el entrevistador. Para causar una buena impresión deberás primero conocer la empresa para elegir un 
vestuario adecuado. Evita llegar demasiado formal a una empresa cuyos trabajadores visten de manera informal o viceversa. Si no te es posible saberlo opta por un término medio. Usa colores neutros, cuida la higiene de tu ropa y de tus zapatos, usa maquillaje discreto y tampoco abuses de las joyas. Antes de salir de casa pregúntate cuál es el mensaje que estas enviando con esa ropa. No olvides agregar una sonrisa, una postura erguida y seguridad a tu atuendo.
Considera también que la manera como caminas, como saludas, como te sientas, como hablas, pues le agregan o le restan puntos a tu imagen.
 
2.     Sé puntual.
Llegar muy temprano, llegar corriendo justo a la hora de la entrevista o llegar tarde crean una mala impresión; el mensaje recibido por parte del entrevistador es falta de interés en la entrevista y por ende en el trabajo, o bien falta de responsabilidad de tu parte. Llegar a tiempo demuestra también respeto por el tiempo de las otras personas, algo valorado en el área laboral. Para llegar a tiempo (entre 5 y 10 minutos antes de la hora acordada) busca con anterioridad cual es la mejor ruta, determina así irás en carro o en trasporte público y el tiempo para el traslado, toma en cuenta el tráfico y otros factores que podrían afectar tu tiempo. Si por alguna razón te das cuenta que no podrás llegar a tiempo llama a la empresa o al entrevistador, es mejor que ellos te den otro horario a dar una mala impresión.
Si la entrevista es virtual, revisa tu conexión unos minutos antes para conectarte a tiempo a tu entrevista.

3.     Haz preguntas inteligentes.
Después de una entrevista es común que el entrevistador dé la oportunidad al candidato de hacer 
preguntas. Esta es otra buena oportunidad para causar una buena impresión pues el preguntar demostrará interés y motivación de tu parte para ese trabajo. Dentro de los temas que puedes preguntar están el clima laboral, los valores, la capacitación para el desarrollo del personal, la resolución de problemas, la promoción interna, entre otros. Los temas a evitar son: sueldo, días libres, vacaciones, premios, cuestiones políticas, entre otros.

4.     Da respuestas adecuadas.
Al momento de responder las preguntas del entrevistador hazlo de forma directa, sin rodeos, desarrolla tus respuestas, pero sin explayarte demasiado. No te aprendas las respuestas de memoria eso genera una mala impresión y te califica como alguien no confiable. La naturalidad y la sinceridad son dos aspectos esenciales a la hora de responder. Si no tienes experiencia, exprésalo eso es mejor a que después se den cuenta de la verdad. Admite tu falta de experiencia o de conocimiento, pero también cuéntale al entrevistador lo que harás para suplir esa falta. Muéstrale con hechos concretos como has superado esa situación en trabajos anteriores y tu facilidad para aprender. Usa ejemplos también para hablar de tus logros o de tus cualidades en el trabajo.

5.     Muestra gratitud.
Ser agradecido es otra manera de causar buena impresión. Agradécele al entrevistador por la oportunidad de ser considerado para esa vacante y por el tiempo invertido en ello. Al final de la entrevista levanta tu mano derecha a la altura de tu mejilla y con una sonrisa expresa tu agradecimiento, si hay alguien en recepción, sonríe y dale las gracias también. Hazlo de manera natural y sin exagerar, es decir, no es necesario hacer un teatro para decir gracias. No ser agradecido causa la impresión de arrogancia, y eso resta puntos para ser elegido.

Causar una buena impresión es fácil si de antemano te preparas para tu entrevista laboral, invierte en tu imagen, invierte tiempo para conocer la empresa y el puesto ofrecido, y más importante sé tú mismo eso crea mejor impresión que aparentar ser alguien que no eres.

También te puede interesar

Recuerda compartir y seguirnos en las redes sociales.
sígueme en Instagram siguenos en Twitter siguenos en facebook

Comentarios