Causas del mal clima laboral en las empresas

Cómo lidiar con compañeros de trabajo competitivos

La competencia en el trabajo suele ser un motivador para los trabajadores, cuando la competencia es sana ayuda a la productividad y al compañerismo en la empresa. Sin embargo, podemos encontrarnos con compañeros cuya competitividad se vuelve tóxica, es decir, compiten con los demás de manera abusiva para lograr sus objetivos. Quizá te hayas encontrado con alguien así, por eso te comparto esta lista para saber cómo debes lidiar con ellos.


1.      Hablar con tu compañero.
La mejor manera para resolver una situación negativa o un problema es hablando con la persona en cuestión. Si tu compañero en su afán de sobresalir y de ser competitivo está causando daños a tu persona o incluso al trabajo, debes decírselo de manera clara, directa y sin atacarlo. Agradécele su deseo de hacer todo bien pero cómo ese deseo está provocando reacciones negativas. A veces las personas no se dan cuenta de las consecuencias de sus acciones y hablar con él puede ayudar.
 
2.      No tomarlo personal.
Pueden existir diversos motivos por los cuales las personas tienden a la competitividad negativa y por ende a atacar a los demás. Una de ellas es tener un autoconcepto negativo de sí mismas y tratar de compensarlo pasando por encima de los demás. Otra razón puede ser la exigencia de otros como la familia, quizá le hicieron creer que la única manera de ser aceptado era siendo el primero en el trabajo. Cuando identifiques este comportamiento piensa que no es contra tuya.

3.      Centrarse en el trabajo.
Las personas competitivas suelen quejarse del trabajo de los demás o hacerlo menos en su afán de ser el primero sin importarle como puedan sentirse los demás. Sin embargo, como ya vimos pueden haber diversas razones detrás de su conducta, por lo tanto en lugar de tomar tu tiempo para pensar en cómo enfrentarlo, usa tu energía y tu tiempo para hacer bien tu trabajo, pero no para competir con él sino contigo mismo.


4.     Hablar con alguien más.
Además de hablar con la persona en cuestión, hazlo con algún superior o con alguien de Recursos Humanos. Evita hacerlo con otros compañeros porque lejos de resolver el problema puede volverse un chisme. Cuando vayas a hablar de la situación con quien corresponda no permitas que tus emociones se interpongan, además presenta una situación puntual como ejemplo, no te quejes sólo por quejarte y comunica como esa situación puede estar afectando el ambiente laboral y tu vida profesional y personal.
 
5.     Poner límites a la conducta de la otra persona.
Las personas competitivas siempre están tratando de sobresalir entre los demás, y harán todo lo posible para tener la atención de otros, por eso pase lo que pase no recompenses ese tipo de conductas, por ejemplo, en una junta esta persona querrá acaparar el tiempo tal vez para hablar de cómo ella sí ha cumplido con las expectativas y cómo su trabajo si ha ayudado a la productividad, en este caso lo mejor sería darle las gracias por su trabajo y pedirle que no interrumpa la junta. También se puede poner límites cuando haga de menos a una persona o el trabajo de esta.
 

No siempre es fácil trabajar con este tipo de personas pues buscarán sobresalir a costa de los demás, pero recuerda, muchas veces se trata de una baja autoestima pidiendo a gritos la valoración de los demás, habla con esa persona y muestra empatía, usa tu energía para concentrarte en tu trabajo y en caso de ser necesario, coloca límites claros para que tu vida profesional y personal no se vea afectada. 

Recuerda compartir y seguirnos en las redes sociales.

sígueme en Instagram siguenos en Twitter siguenos en facebook

Comentarios