Causas del mal clima laboral en las empresas

Incentivos laborales: ¿cuáles son y cómo usarlos?

Los incentivos son todas aquellas acciones cuyo objetivo es mejorar el rendimiento y la productividad de los empleados. Los incentivos laborales motivan a los empleados y los hacen sentirse a gusto en el lugar de trabajo, pues las personas respondemos más a los estímulos positivos. Debemos tomar en cuenta que no todos los incentivos resultan igual para todos, pues cada uno es diferente. Es importante conocer a cada empleado para saber cuál incentivo puede ser un motivador para ellos.


Condiciones para dar los incentivos. 
Debemos tomar ciertos puntos para aplicar los incentivos como:
Debe representar un ganar-ganar y no representar pérdidas para la empresa.
Debe tener un presupuesto previamente destinado a ello.
Dar un lapso para cumplir ciertos objetivos, una vez pasado ese límite no debe darse
  ningún incentivo hasta un nuevo plazo.
El plan debe ser claro para los empleados.
Se debe dar siempre lo prometido en el momento prometido.

Tipos de incentivos: 
I. Económicos
Estos son usados con mayor frecuencia. Son todos aquellos que implique un dinero extra y son dados como recompensa a los logros del mes, bimestre u otro lapso determinado por la empresa.
1. Aumento de sueldo: este incentivo es de los más importantes y motivadores para mantener las relaciones laborales.
2. Facilidades de crédito: darles acceso a prestamos personales con tasas de interés reducidas o nulas y con facilidades de pago.
3. Bonos: en lugar de recompensar directamente con dinero, se le ayuda al empleado con servicios que requieren un costo, de esta manera el empleado gasta menos. Algunos ejemplos son: seguros médicos, bono de descuento en restaurantes, bonos en guarderías, bonos en gimnasio, bonos de descuento en ciertos establecimientos.
4. Comisiones: este incentivo es generalmente usado cuando hay ventas de por medio, pero también puede darse cuando alguien, de manera indirecta ayudó a cerrar la venta ya sea con una persona en particular o con una empresa.


II. No económicos.
Estos incentivos no representan una cantidad monetaria reflejada en el salario del empleado sin embargo son igual de importantes y pueden ser mejores motivadores pues no se crea una dependencia económica.
1. Tiempo libre. Un día adicional además de sus vacaciones como recompensa por sus resultados puede ser un gran aliciente. Un buen día para escoger puede ser el día de su cumpleaños o el de algún miembro de su familia.
2. Regalos. Una manera de compensar a los empleados puede ser objetos como relojes, bolígrafos, aparatos electrónicos, ropa, etcétera.
3. Formación. Este podría ser el más importante dentro de los no económicos. Aunque la formación debe darse a todos los empleados, como incentivo debe representar algo de mayor valor como becas o facilidades para cursos en otra ciudad , estado o país.
4. Flexibilidad horaria. Darle este incentivo a quien ha respondido bien puede ayudar a mejorar el rendimiento del empleado y le da oportunidad de pasar más tiempo con su familia.
5. Empleado del mes. Puede ser mediante un reconocimiento en alguna reunión lo cual da mayor motivación tanto al empleado como a quienes miran.


Los incentivos laborales son recompensas usadas bajo ciertos parámetros a fin de motivar a los empleados. Es importante determinar si serán económicos o no económicos de acuerdo con el presupuesto de la empresa a fin de que ninguna de las partes pierda y sea además un motivador para el empleado sin que este dependa de los incentivos que podría recibir al hacer bien su trabajo.

También te puede interesar:

Recuerda compartir y seguirnos en las redes sociales.
sígueme en Instagram siguenos en Twitter siguenos en facebook

Comentarios