Causas del mal clima laboral en las empresas

Aprende a decir no en el trabajo

Decir “no” cuando no se están respetando tus derechos se llama asertividad. Decir “no”, no es negarte a hacer tu trabajo ni tus obligaciones sino respetarte a ti mismo y procurar por tu bien sin causar daño a los demás.
Muchas veces el deseo de caer bien nos hace decirles sí a todos de lo cual a la larga hace que el trabajo se vea afectado.


1. No somos multitarea.
Un error común es pensar que podemos hacer varias cosas al mismo tiempo, y por eso aceptamos más responsabilidades. En realidad, el cerebro solo puede concentrarse en una actividad a la vez, pero nos da la apariencia de poder hacer las dos al mismo tiempo, por eso el rendimiento es mejor cuando te concentras solo en una tarea. Toma esto en cuenta cuando alguien te pida empalmar dos trabajos o proyectos.

2. Comprueba su importancia y urgencia.
Para saber si algo es importante analiza sus consecuencias y efectos tanto de hacerlas como de no hacerlas, y el tiempo para saber si es urgente o no. Tal vez en algunas ocasiones debas interrumpir tus labores para ayudar a entregar algo urgente e importante, pero si lo que te piden no es urgente ni mucho menos importante entonces puedes considerar en negarte a interrumpir tu trabajo.

3. Utiliza la técnica del sándwich.
Esta técnica tiene tres componentes: una respuesta empática agradeciendo a la otra persona (pan de abajo), luego una negativa a la petición de la otra persona (relleno) y por último un comentario positivo para terminar con la conversación (tapa del sándwich). Usa esta técnica si en verdad deseas, en un futuro, aceptar la propuesta de la otra persona. 


4. Ofrece soluciones.
Cuando te niegues a algo tienes la opción de ofrecer alternativas. Si en ese momento no puedes ofrece hacerlo ofrece algún otro día, si no puedes hacerlo porque no tienes conocimiento recomienda a alguien más, lo mismo si la otra persona necesita ayuda inmediata.

5. Nadie es imprescindible.
Si piensas que por no negarte a hacer el trabajo de otros tu trabajo está asegurado, te equivocas, de hecho si acumulas mucho trabajo y al final tu rendimiento es bajo es más probable que prescindan de tus servicios. Nadie es imprescindible pero la mejor manera de asegurar tu continuidad es darle valor agregado a lo que haces y no diciendo sí a todos.

6. No descuides tu trabajo.
Si ya tienes una responsabilidad para hacer, un compromiso o un proyecto no aceptes otro. Si alguien te pide ayuda o te da otro trabajo hazle saber tu deseo de centrarte solo en uno para que puedas entregarlo de manera eficiente y eficaz. Es mejor tener un trabajo y hacerlo bien y no varios y entregarlos de manera mediocre.


Decir "no" en el trabajo puede no ser una tarea sencilla, especialmente si tienes la costumbre de decir "si" a todo, pero toma en cuenta que estas haciendo uso de tu derecho de no permitir que otros abusen de ti. Cuando alguien te pida algo analiza la situación y decide si la aceptas porque no abusa de ti y no obstruye lo que en ese momento estás haciendo, o si debes decir “no" usando alguna técnica antes mencionada.

También te puede interesar:
7 ideas para llevarte bien con tu jefe
Cómo evitar la adicción al trabajo
Consecuencias de trabajar horas extras

Recuerda compartir y seguirnos en las redes sociales.
sígueme en Instagram siguenos en Twitter siguenos en facebook

Comentarios