Cómo superar los errores en el trabajo

Cómo mantener la motivación laboral

Todos los días necesitamos algo que nos impulse a seguir con nuestro trabajo de manera productiva. Cada persona puede motivarse de diferentes maneras, pero a veces esa motivación disminuye y nuestro desempeño laboral se ve afectado.


1. Recuerda tus objetivos.
Si te preguntara por qué vas a trabajar, ¿qué contestarías? Y si te preguntara para qué vas a trabajar, ¿cuál sería tu respuesta? Es importante tener bien claras tus metas y tus objetivos, y determines si tu trabajo te está llevando allí. Cuando quieras desistir piensa en ese objetivo y en todo lo que has logrado hasta el momento para al alcanzarlo. Mantén siempre presente tu plan de acción para alcanzar tus metas y sigue adelante.

2. Descansa.
Tener motivos para trabajar no significa hacerlo sin descansar, si lo haces el cansancio comenzará a pasarte factura y tu rendimiento se verá obstaculizado. La falta de sueño provoca que te sientas más cansado y con menos ganas de ir a trabajar o de cumplir con tus responsabilidades de ese día. Lo mejor es descansar cada noche de manera adecuada para tener cada día las energías para hacer tu trabajo y alcanzar tus metas.

3. Prémiate cuando obtengas un logro.
¿Te has dado cuenta como muchas veces le damos más importancia a nuestros errores? Cuando nos equivocamos nos reprochamos y eso nos desanima. En cambio, cuando logramos algo simplemente lo pasamos por alto. ¿Qué pasaría si hiciéramos las cosas al revés? Piensa en todo el esfuerzo, en todos los sacrificios hechos para alcanzar ese logro y date un premio. No esperes el reconocimiento de los demás, hazlo tú mismo y disfruta de tu premio.

4. Cuidado con las altas expectativas.
Soñar en grande esta bien, el problema viene cuando las expectativas son demasiado altas y no importa cuánto te esfuerces,  no podrás alcanzarlas y tu motivación se verá afectada. No te acumules de trabajo con fechas límite muy cercanas una de la otra, es mejor tener pocos proyectos y cumplir cada uno de ellos. Lo importante es disfrutar tanto del proceso como del resultado y así tener motivación para hacer tu trabajo.

5. Convive con los demás.
No solo se trata de ir a trabajar y cumplir con tus obligaciones, somos seres sociales por lo tanto necesitamos de la convivencia con otras personas. Estar un lugar de trabajo donde existe un buen ambiente de compañerismo, donde hay apoyo mutuo es una buena manera de mantener la motivación para ir a trabajar. Por supuesto se trata también de ser un buen compañero de trabajo para los demás y fomentar un buen ambiente laboral.

La motivación no siempre va a estar presente o al menos no estará siempre en un nivel elevado, pero si hacemos algo cada día, un poco cada día, la motivación se mantendrá y se verá reflejado en nuestro desempeño laboral y en el alcance de nuestros objetivos.


Recuerda compartir y seguirnos en las redes sociales.

Comentarios