Causas del mal clima laboral en las empresas

Cómo hacer home office con éxito

Hacer home office es una modalidad laboral usada hoy en día por diversas empresas, pues tiene un impacto positivo en la productividad y en la economía, además de cuidar la salud mental de los empleados quienes disminuyen el estrés de las mañanas para llegar al trabajo. El home office no es simplemente quedarte en casa a trabajar, es una extensión de tu trabajo y si deseas tener los resultados adecuados necesitas tomar en cuenta las siguientes recomendaciones:


1. Establece horarios.
Si bien ahora estas en casa, tu horario de trabajo debe ser el mismo, debes tener una hora de entrada y una de salida y un tiempo para la comida y para descansar. Es cierto, ahora puedes ser un poco más flexible, por ejemplo antes el trabajo te quedaba a una hora; ahora está a unos pasos del comedor, puedes levantarte un poco más tarde o desayunar con más calma (o simplemente desayunar). Marca tu momento de entrada y de salida, después de ese horario no hagas nada relacionado con el trabajo.

2. Ten un espacio adecuado.
Para hacer buen home office busca un lugar de tu casa donde puedas establecer una oficina, quizá puedas usar una recamara vacía, un estudio o algún otro espacio fuera de la recamara, el comedor y la sala para poner tu escritorio. Si trabajas desde la cama o el sillón de la sala será más difícil mantener tu atención y tu rendimiento será menor, en cambio si tienes un lugar de trabajo establecido con todas tus herramientas de trabajo tu cerebro lo relacionara con el momento de trabajar y podrás rendir mejor. Busca un espacio donde te sientas cómodo y que sea exclusivo para ti.

3. Organiza tu espacio de trabajo.
Mantén tu lugar de trabajo organizado: las cosas en su lugar, el escritorio en orden y el lugar limpio te ayudara a estar más concentrado. Lo ideal es usar muebles y herramientas exclusivas de tu lugar de trabajo, por ejemplo la silla no debe ser del comedor pues entonces habrá desorganización. Mantén tus papeles de trabajo organizado no dejes que se pierdan o se traspapelen, organiza también tus archivos en la computadora, y no te olvides de las demás herramientas como plumas o lapiceros, hojas blancas, engrapadora, clips, etcétera.



4. Vístete adecuadamente.
Hacer home office no te da derecho de andar en pijama o en ropa informal. Vístete como si fueras al trabajo, te esta manera también le estarás mandando el mensaje al cerebro de es hora de trabajar, además muchas veces será necesario estar contacto con la oficina o con los clientes. Usar la ropa adecuada para trabajar te ayudará también a marcar la diferencia entre las horas de trabajo y el tiempo que ya no estas en el cuando la cambies por tu ropa para estar en casa. 

5. Ten las herramientas necesarias.
Antes de iniciar en el mundo del home office asegúrate de contar con todo lo necesario como una computadora veloz, con buena capacidad de almacenamiento, con los programas necesarios y con buena conexión a internet; una buena impresora y puedes invertir también en un multifuncional. No olvides otras herramientas como los lapiceros, agendas, clips, cinta adhesiva, notas adhesivas, hojas blancas y otras herramientas acordes a tu profesión.

6. Se disciplinado.
Si realmente deseas hacer home office debes estar consciente que eres completamente responsable de entregar en tiempo y en forma tu trabajo, por eso debes tener disciplina para hacer bien tu trabajo. Ser disciplinado significa ser ordenado y constante sin dejar que nada ni nadie te distraiga de tu responsabilidad y sin necesidad de supervisión.  La disciplina implica también poner(te) limites para no excederse de las horas de trabajo. 



7. No olvides las oficinas.
Aunque trabajes en casa estas trabajando para una empresa, no pierdas contacto con ella. Acude a las oficinas una o dos veces por semana para saber lo que está sucediendo allí y para que te sigas sintiendo parte de la empresa. Mantén buena comunicación con tus compañeros de oficina y con tu jefe de esta manera podrás dar buenos y mejores resultados.

Hacer home office tiene diversos beneficios tanto para la empresa como para el trabajador, pero no olvides que, aunque se realiza en la comodidad del hogar, sigue siendo un trabajo por lo que debes tener orden, disciplina, organización, un espacio exclusivo, las herramientas necesarias y mantener el sentido de pertenencia con tu empresa. 

También te puede interesar:
Cómo evitar procrastinar en el trabajo

Recuerda compartir y seguirnos en las redes sociales.

Comentarios