Causas del mal clima laboral en las empresas

Cómo ser productivos al hacer home office

El trabajo desde casa o el home office no es razón para que tu productividad se vea afectada, más bien será necesario que realices ciertos cambios y ajustes para adaptarte al "nuevo lugar de trabajo". A continuación podrás ver algunos parámetros que puedes tomar en cuenta para que tu rendimiento y tu productividad laboral sigan siendo buenas como cuando estás en la oficina.


1.     Establece horarios.
Los horarios no son solo para el trabajo en la oficina, de hecho no tener horarios mientras trabajas en casa puede provocar una desorganización entre la vida laboral y personal de tal manera que ambas partes se vean afectadas. Es importante que determines (de preferencia por la noche) un horario para cada actividad y esto inicia desde el tiempo determinado para levantarte, pasando por el tiempo para desayunar, tiempo para trabajar, tiempo para descansar, tiempo para la familia, tiempo para dormir, tiempo para comer, etcétera. Tener horarios establecidos te ayudará a no tener tiempos muertos y a optimizar más el tiempo, permitiéndote de esta manera seguir siendo productivo. Es importante que compartas tu rutina con tu familia para que ellos puedan saber cuando es “horario de trabajo” y cuando “horario de familia”.
 
2.     Reduce las distracciones.
Cuando trabajamos desde casa es más fácil tener distracciones que desvían nuestra atención tales como la televisión, la familia, las mascotas, los labores de la casa, entre otros como la multitarea aunque se traten de actividades del trabajo. Para evitar distracciones es necesario tener un horario establecido y compartido con la familia, así como un lugar de trabajo lejos (en la medida de lo posible) de estas distracciones. Si tu mente se distrae pensando en las labores de casa o en las tareas de tus hijos o en la cena, piensa que ya tienes el horario establecido para ello y que podrás hacerlo en algún momento. Evita también distraerte con las redes sociales también tendrás tiempo para ello. Si tu mente se distrae mucho quizá sea momento de tomar un breve descanso y luego retomar tus actividades laborales.
 
3.     Toma tiempo para descansar.
El trabajo y el descanso son dos actividades importantes para la productividad. Mientras más tiempo pasa sin descansar tu mente y tu cuerpo se van agotando por lo que ya no rindes igual y tu productividad se ve mermada. Para descansar dentro de los horarios laborales no es necesario tomar mucho tiempo bastará solamente entre 5 y 15 minutos cada una o dos horas y reposando un poco más después de la comida. Puedes tomar tiempo para beber un poco de agua o para prepararte un poco de té incluso para dar un pequeño abrazo a los miembros de tu familia, luego puedes regresar a tu trabajo; verás como tu concentración es mejor y tu rendimiento también mejora. No olvides también descansar adecuadamente cada noche y tomar los fines de semana fuera de horarios de trabajo.


4.     Mantén la comunicación.
Trabajar desde casa no significa aislarte de tu empresa o de tus clientes de hecho mantener la comunicación con tus compañeros de trabajo, tu jefe o tus clientes es fundamental para mantener los niveles de productividad puesto que puedes saber si es necesario cambiar algunas cosas de tu trabajo o no, tales como si estas desatendiendo ciertas tareas o sectores o si le estas dando prioridad a unas más que a otras. Mantenerte en comunicación también te ayudará sentirte motivado, a resolver problemas y a mantener el compañerismo con los demás. La comunicación puede darse vía llamada telefónica, videollamada, mensaje escrito o de voz, o correo electrónico, dependiendo de la situación y de la persona a la que te dirijas.
 
5.     Elige un espacio apropiado.
Un espacio ideal para trabajar desde casa seria, por supuesto, un pequeño despacho u oficina; sin embargo, sabemos que no siempre es posible y que más bien es necesario adaptar los espacios que tenemos en casa. En la medida de lo posible busca un espacio cómodo (la cama aunque es cómoda no es una opción para trabajar), bien iluminado y ventilado, y lejos de ruidos y distracciones. Si puedes invertir en un buen escritorio y en una silla ergonómica será ideal para hacer mejor tu trabajo. Si no puedes hacerlo usa una silla cómoda y un escritorio adecuado o una mesa adecuada a tus necesidades, recuerda mantenerlo siempre limpio y bien ordenado para evitar distracciones y poder dar buenos resultados en tu trabajo.


Hacer ciertos cambios o ajustes para seguir siendo productivos aun trabajando desde casa, puede resultar un tanto difícil al principio pero lo importante es adaptarse poco a poco y pedir ayuda en dado caso que la situación te sobrepase.

También te puede interesar 

Recuerda compartir y seguirnos en las redes sociales.
sígueme en Instagram siguenos en Twitter siguenos en facebook

Comentarios