Causas del mal clima laboral en las empresas

6 características de un buen líder

Ejercer el liderazgo es un proceso en el cual interactúan varias personas en donde una de ellas (el líder) dirige mediante su influencia personal y poder a un grupo para alcanzar una meta en común para transformar tanto a la empresa como sus trabajadores. El buen líder es aquella persona con la capacidad de tener una visión clara, de aprender rápidamente y de tener fortaleza emocional; sabe guiar a los demás con su entusiasmo; se gana el respeto y la confianza de su equipo a fin de trabajar todos juntos.


1. Tiene dominio propio.
Un buen líder sabe controlar sus emociones. Seguramente como líder encontrarás personas disconformes contigo, críticas hacia tu trabajo o con desprecio hacia ti, es entonces cuando más dominio propio deberás ejercer porque tus emociones se verán afectadas. No te dejes llevar por tus emociones porque al fin y al cabo son temporales, pero los resultados duran más tiempo. Recuerda el proverbio: “Más vale paciente que valiente, dueño de sí que conquistador de ciudades”. El líder incapaz de dominarse a sí mismo jamás podrá dominar a otros. Muchos desastres han ocurrido en las empresas porque los líderes no supieron ejercer dominio propio.

2. Es ejemplo de servicio.
Ser un buen líder significa tener una actitud servicial hacia los demás. El líder sirve a los demás cuando motiva a las personas a dar lo mejor de sí mismas para lograr los objetivos deseados; para lograr esto el líder pone sus capacidades a disposición de los demás para ayudarles a alcanzar buenos resultados. Cuando existe la disposición por parte del líder de servir, las personas tienen más disposición a trabajar con ese líder pues saben que se preocupa, no solo por los resultados, sino también por ellos como personas.

3. Delega correctamente.
Un buen líder delega correctamente cuando da a una persona un poder, una función o responsabilidad, para ser ejercidos en su lugar y/o para obrar en representación suya. ¿Cómo podemos delegar correctamente?
     Necesitas decir qué hacer, enseñar cómo hacer y dejar hacer.
     Sé específico en los resultados.
     Pon métricas de seguimiento para tener la seguridad de tener los resultados en tiempo y forma.
     Toma en consideración “delegar” no significa “olvidar esa tarea”.
     Confía en los demás.

4. Tiene buenas relaciones con los demás.
Un buen líder sabe relacionarse adecuadamente con todas las personas en una empresa sin importar si están arriba o abajo en la escalera organizacional. El buen líder sabe mostrar empatía, es decir, tiene la capacidad para ponerse en los zapatos de otras personas y puede sentirse identificado y comprender los problemas de sus empleados. Un buen líder hace todo lo posible por convivir con otros en armonía; es amable, simpático y sonriente; reconoce y respeta sentimientos e intereses, acepta a las personas aunque tengan ideas contrarias a las suyas; y sobre todo, trata a los demás como le gustaría ser tratado.

5. Forma nuevos líderes.
Un buen líder sabe que su puesto en algún momento, llegara a su fin, ya sea por despido, jubilación, muerte, renuncia o por algún otro cambio, por eso debe preparar a otros para ocupar su puesto cuando ya no esté. Esto se puede lograr si se involucra con su equipo, si conoce las habilidades de cada uno y si tiene la disposición de enseñar y corregir para ayudar a los integrantes de su equipo a tomar el mando en caso de ser necesario y convertirse en buenos líderes.

6. Tiene una visión clara.
Un buen líder debe tener una visión clara, esto significa tener la capacidad de pensar “diez años por delante”. Contagia a los demás con su visión de tal manera que se vuelve la visión o el objetivo de todo el equipo y no solo del líder. Los buenos líderes tienen ideales para el futuro, los cuales ayudan a progresar continuamente a la empresa y a cada miembro en ella. Por eso es importante saber desde un inicio a dónde quieres llegar; sería imposible poder avanzar en una dirección positiva si no te lo has preguntado.


Llegar a ser un buen líder significa poder alcanzar el éxito de manera fácil junto con tu equipo. Esto es porque un buen líder inspira a los demás con sus acciones, contagia con pasión su visión, controla sus emociones, sabe relacionarse adecuadamente con los demás y es capaz de dejar un legado. Solo debes recordar que ser líder es más que ser jefe y que la primera persona a liderar eres tú mismo.

También te puede interesar:
Cómo mejorar el clima laboral
Cómo desarrollar el talento humano en las empresas

Comentarios