Ir al contenido principal

5 estrategias para ser un empleado más eficiente

Ser eficiente en el trabajo se traduce no solo en hacer las cosas en tiempo cuidando los recursos sino también en hacerlo bien, con calidad. No basta solo con hacer lo solicitado sino hacerlo de manera que te vuelvas indispensable para la empresa. Aquí te dejo algunas estrategias para ser más eficiente. 


1. Planificar el trabajo.
Una buena planificación te permite ser eficiente, pues te ayuda a conocer los recursos disponibles, cuáles serían los posibles obstáculos a enfrentarte, cuánto tiempo del día usaras, si necesitas ayuda, cuáles son los pasos a seguir y cuál ha de ser el resultado final. Para hacer una buena planificación necesita tener objetivos claros ¿qué esperas al finalizar dicho trabajo?, ¿qué cambios deben verse?, ¿qué resultados esperas? Además, necesitas elegir la estrategia y los pasos a seguir incluyendo una evaluación.

2. Aprender constantemente.
El aprendizaje no terminó cuando saliste de la carrera. Si quieres ser un empleado eficiente, necesitas seguir aprendiendo de manera constante, ya sean nuevas habilidades, nuevos métodos, nuevos procesos, nuevos programas, nuevas herramientas o cualesquiera otras cosas. Si aprendes constantemente conocerás cómo hacer mejor tu trabajo, te sentirás más seguro para salir de tu zona de confort, tendrás más recursos mentales para resolver problemas, podrás conocer gente nueva, reducirás el estrés y serás más eficiente.

3. Aprovechar bien el tiempo.
No dejes tareas para después ni desaproveches tu tiempo. Ser eficiente significa usar los recursos con sabiduría y eso incluye al tiempo.
Para ser eficiente planifica, jerarquiza y, en caso necesario, delega tareas, sé puntual (al llegar al trabajo, al iniciar y terminar las reuniones), aléjate de todo foco de distracción (aplica también a compañeros), aprende a hacer las cosas rápidamente pero bien y toma tiempoz breves para descansar.

4. Tener objetivos claros.
Un objetivo es claro cuando sabes el qué (qué quieres lograr, qué quieres resolver, qué quieres descubrir), el cómo (cuales son los pasos a seguir para lograrlo), el cuándo (cuál es la fecha limite), el dónde (necesitas estar en la oficina o fuera de ella), el cuanto (debe poder medirse), el quién (si alguien más trabajará contigo) y, muy importante, el por qué y el para qué. Si tienes claros tus objetivos será más fácil para ti cumplirlos y por tanto ser más eficiente.

5. Cuidar los hábitos.
Los hábitos son todas aquellas acciones, buenas o malas, que realizamos de manera repetida y automática. Los hábitos pueden ayudarte en tu objetivo de ser más eficiente o bien alejarte de él. 
Si quieres ser más eficiente en tu trabajo necesitas mantener o aprender estos hábitos: aprender algo nuevo cada día, dormir bien, hacer ejercicio, comer bien, delegar, organizar bien el tiempo y los recursos, respetar el tiempo de los demás y ser proactivo. No te enfoques en quitar los malos hábitos, enfócate mejor en adquirir uno nuevo con el objetivo de volverte un empleado más eficiente.

Si buscas ser más eficiente veras constantemente resultados positivos, quizá al principio no sea tan fácil, pero valdrá la pena. 

También te puede interesar: 
Estrategias para ser más creativo
Cómo ser disciplinado en el trabajo

Comentarios

Entradas populares de este blog

8 rasgos de la pasión por el trabajo

Tener pasión por el trabajo es un atributo de quienes encontraron aquello que les gusta hacer y es su motivación de cada día. Los apasionados son más comprometidos, más entusiastas, con más rendimiento, más proactivos, más tenaces y más innovadores. La pasión es una cualidad de quienes aman su trabajo. Estas personas crean hábitos para ser mejores cada día para lograr sus objetivos. 1. Aprovechan bien el tiempo. Las personas apasionadas conocen el valor del tiempo y no lo desperdician en asuntos de poca importancia. Conocen la importancia de aprovechar cada momento para hacer bien su trabajo y para cumplir con cada una de sus metas. Aprovechar bien el tiempo implica levantarse temprano porque el día es corto y deben poner en marcha todas sus ideas. Cuando realmente amas hacer algo siempre tendrás tiempo para hacerlo, de lo contrario solo encontrarás excusas. 2. No dejan de aprender. Cuando algo te apasiona quieres aprender más: compras libros, ves videos, tomas cursos, p

Ventajas de ser proactivo en el trabajo

La proactividad es una actitud donde la persona toma el control de su conducta de forma activa. Muchas empresas buscan esta característica en sus empleados, pues quienes son proactivos no dependen de las indicaciones de otros para trabajar, sino al contrario se adelantan a los hechos, son responsables y saben tomar buenas decisiones. Ser proactivo en el trabajo tiene grandes ventajas. 1.      Anticiparse y prevenir problemas. Una persona proactiva se anticipa a los problemas para saber cómo los resolverá o bien para evitarlos. Analiza las circunstancias y los diferentes escenarios para saber cuáles podrían presentarse y evitar o reducir los negativos para eliminar los problemas. Una persona proactiva hace un análisis amplio de los riesgos y crea diferentes estrategias para hacerles frente incluso cuando no se han presentado. Prevenir problemas puede resultar en un ahorro económico para la empresa.   2.      Tener menores niveles de estrés. La productividad lleva a la acción, lo cual ll

Cómo hacer tu visión y misión profesionales

Tener una misión y una visión de manera personal es muy importante para guiar nuestras decisiones, acciones y conductas en el ámbito profesional. No solo son para las empresas también de manera personal para saber donde estas y a donde quieres llegar y como quieres llegar a ello. Tener una visión y una misión te ayuda a tener un mayor compromiso de tu parte con tu quehacer profesional, ya sea en una empresa o de manera independiente y ser un mejor empleado. Visión. La visión es el sueño para nuestra vida profesional, nos indica hacia dónde queremos llegar, como queremos ser vistos en varios años (cinco, de preferencia), es una declaración de lo que deseas ser. Sirve como guía para la toma de decisiones y acciones en nuestro ámbito profesional y también como fuente de motivación, tu “para qué” haces lo que haces. Para hacer tu visión piensa cómo quieres ser en un futuro, qué harás dentro de unos años, cuáles serán tus principales actividades, cómo serás conocido. Una buena v