Causas del mal clima laboral en las empresas

Ventajas y desventajas de cambiar constantemente de trabajo

Tener un solo trabajo a lo largo del tiempo de vida profesional es algo que ha cambiado en las generaciones jóvenes, ahora buscan diferentes experiencias. Tanto permanecer como cambiar de empleo representan ventajas y desventajas tanto para la empresa como para el trabajador. A continuación te presento algunas ventajas y desventajas de cambiar de empleo. 


Ventajas
1.   Adquirir nuevas habilidades.
Estar en diferentes trabajos te permite adquirir nuevas experiencias y habilidades, pues no solo interactúas con distintas personas sino además te enfrentas a diferentes retos y tareas, aunque el puesto sea básicamente el mismo. Asimismo, adquieres nuevas ideas y nuevos puntos de vista para resolver problemas o para crear nuevos y mejores proyectos. Y todo esto puede aumentar la confianza en ti mismo al tener la seguridad de que puedes desempeñar diferentes tipos de trabajo. Al cambiar de trabajo estarás más capacitado para trabajar en diferentes sectores del mercado laboral y en diferentes tipos de empresa lo cual es valorado por algunos empleadores por la flexibilidad y la capacidad de adaptación.
 
2.   Establecer más contactos.
Tener una agenda de contactos profesionales es muy importante hoy en día, pues no solo fungen como garantes ante Recursos Humanos también nos ayudan a tener una visión de la realidad más rica y plural, y convivir con mayores grupos hace que esto sea posible. Además, tendrás más opciones para pedir consejo y tener más éxito en tu trabajo. Toma en cuenta que más contactos garantizan mejores relaciones en el futuro y quizá un mejor empleo, pues esas mismas personas pueden ser el puente para llegar al lugar que deseas. No es lo mismo ser uno de los miles de candidatos que envían su currículum a las empresas, que conocer directamente a la persona que te puede abrir la puerta de esa nueva oportunidad.

 3.   Ser visto como alguien que no le teme al cambio.
El cambio es algo constante y las empresas que desean seguir competitivas y mantener el éxito necesitan evolucionar constantemente, por eso muchas buscan tener empleados capaces de enfrentarse a los cambios con resultados favorables. Cambiar constantemente de trabajo te ayuda ser una persona más flexible al cambio, interactuar con estilos diversos de personas y conocer diferentes metodologías de trabajo que te abren la posibilidad de adaptarte más rápido a los cambios. Y, por lo tanto, puedes ser visto como alguien apetecible para el mercado laboral; serás percibido como alguien que busca constantemente la felicidad y alguien que es tan bueno que tiene cambios para mejorar.
 
4.   Mejores ingresos.
Recibir un aumento de sueldo en el trabajo muchas veces es difícil, por eso es una buena idea considerar otras ofertas con distintos salarios. De esta manera muchos trabajadores terminan encontrando lugares con las mismas responsabilidades, pero donde la remuneración es mayor y un mejor estilo de vida. Uno de los principales motivos que nos impulsan a cambiar de trabajo es tener mejores sueldos y mejores prestaciones, y especialmente encontrar una empresa donde podamos desenvolvernos con éxito y a gusto en nuestro ámbito laboral sin problemas como el acoso laboral.
 
Desventajas
1.   Sensación de falta de estabilidad.
Muchos empleadores pueden ver ese cambio constante de trabajo como una falta de estabilidad en el candidato lo cual podría llevar a pensar que no eres lo suficientemente capaz de comprometerse con la empresa y que, probablemente al primer problema o a la primera oportunidad, dejarás la empresa lo que implicaría pérdidas de tiempo y de dinero para la misma. Las empresas buscan personas que garanticen que se quedarán y se comprometerán con el crecimiento y el éxito de la organización. Por eso, si ven que tienes tendencia a variar cada poco tiempo de empleo, tendrán cautela antes de contratarte o invertir por miedo a que les hagas lo mismo.

2.   Incertidumbre en los empleadores.
Las personas encargadas de contratar gente suelen descartar a los candidatos que cambian constantemente de empleo en poco tiempo, pues esto les hace pensar que realmente no están cualificados o no son responsables. Cambiar periódicamente de trabajo también provocan una desconfianza, pues las variaciones de trabajo hacen pensar que esa persona no tiene perspectiva a largo plazo ni compromiso con la empresa, por lo que puede ser motivo de descarte en una entrevista. Si tu movilidad laboral es recurrente, tu jefe puede experimentar cierto temor a que te vayas una vez hayas recibido la formación.
 
3.   Mayor inseguridad en el puesto.
Cuando se acumula poco tiempo en un trabajo, la posibilidad de perderlo en caso de crisis es mayor. Imagina que tu departamento tiene que reducir la plantilla. Seguramente se optará por mantener el empleo de las personas en las que ya se tiene una confianza sólida. En caso de recortes de presupuesto pensarán dos veces antes de sacar a los buenos empleados que están muchos años en la empresa y no lo pensaran tanto con los nuevos, además ya estas acostumbrado a salir de otros trabajos así que el problema no es para ellos.
 
4.   Pocas o nulas referencias de confianza.
Cuando no permaneces por mucho tiempo en un puesto de trabajo, es más difícil crear un lazo fuerte en el que puedas confiar plenamente para que te recomiende. Recuerda que las largas estancias en una empresa permiten establecer vínculos profesionales y personales más fuertes. Estas relaciones estables no solo ayudan en el día a día laboral, sino también en el futuro. Por ejemplo, ¿a quién le vas a pedir una carta de recomendación si nadie conoce tu manera de trabajar a largo plazo?
 
Si decides permanecer en la misma empresa o cambiar de trabajo constantemente la decisión es tuya, solo recuerda que sin importar el tiempo dentro de la organización debes ser el mejor empleado y dejar un legado cuando salgas de ésta.
 
También te puede interesar
Recuerda compartir y seguirnos en las redes sociales.

sígueme en Instagram siguenos en Twitter siguenos en facebook

Comentarios